Descubro el yoga a mis 25 años en Barcelona mi ciudad natal, el Yoga pasa a formar parte de un encuentro cada vez más íntimo. Tengo la necesidad de profundizar más, y todo me llevó a formarme como profesora en la escuela Sadhana. Son años de desmontar, de preguntas y respuestas. Durante este periodo de formación me adentro con intensidad en la meditación de la mano de Lama Tashy (meditación budista tibetana) con la que estoy acompañada unos años hasta que decido caminar por otros lugares, pero siempre con el hilo conductor de sus enseñanzas. La meditación Vipassana es para mí un reencuentro continuado en este recorrido.

El Yoga es lo que realmente me hace feliz y todo porque desde mi experiencia crece la necesidad de que sus enseñanzas toque a otros y pueda ser la trasmisora. Por ello decido seguir formándome con Víctor Morera en Yoga Terapéutico un Yoga más individualizado.