Con más de 16 años de experiencia en la práctica del yoga y 10 años colaborando con la formación de nuevos profesores de yoga mi práctica y mi enseñanza tiene raíces en el Hatha Yoga clásico, pero salpicado de estilos más modernos como el Vinyasa Yoga y el Asthanga Yoga, pero sin olvidar la tradición y el trabajo meditativo influenciado por el Budismo Tibetano.

Mis clases son intensas y profundas y buscan el equilibrio entre el esfuerzo y la relajación, retando al alumno y al mismo tiempo respetando su individualidad, para conseguir un estado de calma, presencia y conexión interior.