Me acerqué al yoga buscando relajación y descubrí una nueva forma de vivir la vida. En 2007 comencé mi formación como profesora de yoga en la Escuela Sadhana y dos años más tarde comencé a impartir clases. Hoy sigo disfrutando del privilegio de compartir la práctica del yoga con quienes se acercan a él para hacer su propio descubrimiento. Me apasiona experimentar y cuidar que la práctica sea respetuosa con la realidad personal de cada un@